web analytics
  • Aviso para lusers: no te creas lo que veas aquí escrito, pero grábatelo a fuego en la memoria. Sólo por si acaso.
  • Backup

  • Más Wardog

  • Social cosa

  • Etiquetas

  • Sin publicidad

    Me he cansado de poner publicidad para costear los gastos del blog. Puedo asumirlos por mí mismo. Hago esto por diversión.

    Pero si te apetece pagarme una cerveza, aquí tienes un botón:

    Gracias ;)

    Pero antes sí tenías

  • ¡Cómprame un libro!

    320 páginas de celulosa no retroiluminada vintage con lo que hay aquí y el final de "Un nuevo mundo". No necesita baterías y funciona con casi cualquier luz visible.

    Aviso: El papel puede cortar. Consideradlo una feature de ataque a lusers.

  • Buen leer

    La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel, de Romain Puértolas

    El increíble viaje del faquir que se qeudó atrapado en un armario de IKEA,d e Romain Puértolas

    El último pasajero, del maestro Manel Loureiro

    Tengo una pistola, de Enriqe Rubio

  • El botón rojo.

    ¿Qué es más peligroso que un luser con tiempo libre? Un BOFH con tiempo libre.

    Aunque no se lo crea nadie, la cosa ha estado muy tranquila últimamente. El BOFH-Zen da una perspectiva distinta de la vida. Siempre repito la máxima principal de esta filosofía: Nada es vital, nada es importante. Y menos si el problema que te presenta un luser es básicamente problema suyo y nada tiene que ver con la informática.

    El Máquina II se sorprende aún de que la gente no llame diciendo que no sabe hacer su trabajo tan a menudo como antes. Y todo esto a cuento de que le pedí que me pasase todas las llamadas con ese tipo de asistencia:

    -Sistemas, apaga, enciende, y si aún así no chuta, bebe agua…
    -Hola, buenas, mira, que tengo un problema con el programa de producción.
    -Ah, muy bien. ¿Quieres permanecer en el anonimato?
    -¿Eh?
    -Da igual. Dime.
    -Pues mira, que no sé cómo hacer para filtrar por cliente los pedidos pendientes.
    -Ya. ¿Y?
    -Pues que vengas a enseñarme.
    -¿Y eso?
    -¡Coño! ¡Porque eres el informático!
    -¿Eres nuevo en la empresa?
    -¿Nuevo? ¡Pero si llevo aquí más años que el suelo!
    -Ahm. ¿Y las formaciones? ¿Dónde estabas?
    -Yo a eso no voy, no explican nada, es una pérdida de tiempo.
    -Pues te perdiste las explicaciones para usar tu herramienta de trabajo.
    -Bueno, da igual, ven y me lo explicas.
    -No.
    -¿Cómo que no?
    -Pues eso, que no te lo explico. Es que no sé cómo se hace.
    -¿Que no sabes?
    -Ni me interesa.
    -Pues vaya informático.
    -Ya. Por cierto, ¿me podrías decir así de cabeza el comando para generar una clave pública x509 a partir de una certificado privado autofirmad0 de 1024 bits?
    -¡Y yo qué sé!
    -Pues vaya mierda de administrativo de producción.
    -¿Y qué tendrá que ver?
    -Casi nada. Tú no sabes hacer mi trabajo y yo no quiero saber hacer el tuyo. Lee el manual.
    -¡Se lo voy a decir a mi supervisor!
    -Para que veas que me preocupo por tí, ya se lo digo yo. Le acabo de mandar un email.
    -¡Joder! ¡Eres lo peor!  ¿Quién te manda meterte donde no te llaman?
    -Tú, hace un momento. Hala, feliz día.
    -Tealafda…

    Y cuelga. Una auténtica delicia. Además, cada vez que tengo una de estas llamadas me repatingo en la silla, me pongo cómodo y  lo paladeo. MKII asiste atónito a cada episodio y se lleva las manos a la cabeza pensando que nos va a caer un puro. Y no. Nadie informa a sus superiores. Realmente, un luser no suele ser tan tonto como para decir que no sabe hacer su trabajo. No todo el mundo es como Ionosio (que en su casa descanse).

    Alguien podría pensar que mordemos la mano que nos da de comer, pero es más al contrario. La gente trabaja, no para. Hemos fomentado el compañerismo entre lusers, que ahora se apoyan unos a otros y comparten conocimientos. Casi podría afirmar que hasta hemos aumentado la productividad.

    Y claro, ahora podemos dedicarnos a cosas más interesantes. Con el tiempo libre que me quedaba, me enredé a mirar cosas por ahí y me di cuenta de que todos los PCs de Suprakillminds tienen instalado y activado el chip Wake On LAN. Y no había nada que le diese uso. Así que me puse a cacharrear y fabriqué una pequeña web y unos cgis la mar de monos que coloqué en uno de los servidores. Se protege con usuario y contraseña y se prueba. Se ve genial en el teléfono. Un desplegable con los equipos organizaditos por departamentos. Y tres botones: El rojo, el amarillo y el verde. El rojo apaga un ordenador, el amarillo lo reinicia y el verde lo enciende. La chorrada del siglo. Pero muy divertida.

    Nada más terminar de fabricar el embrollo, lo pruebo con el PC de El Máquina II. Se lo apago. Pone cara rara y lo enciende de nuevo. Cuando arranca, se lo apago de nuevo. Se mosquea. Se agacha y mira por detrás de la CPU a ver si hay algún cable suelto. Le enciendo la máquina de nuevo y ya no entiende nada. El pobre empieza a sospechar de mí cuando las carcajadas llegan a un volumen tal que los cristales se bambolean.

    -¿Qué haces, cabrón?
    -Mira-, y le enseño la pantalla del móvil.
    -¿Qué es eso?
    -Un juguetito. Copia la dirección en tu iPhone. Verás que risa.

    Le explico cómo funciona y nos vamos a probarlo a un departamento que se altera poco. Contabilidad. Entramos por la puerta en plan Men In Black. Están todos atareadísimos tomando café, charlando y limándose las uñas los que son más trabajadores. MKII saca su iPhone y selecciona el grupo «Contabilidad». Pulsa el botón rojo.

    -¡Ey! ¿Qué pasa? ¡Mi ordenadore se ha apagado!
    -¡Y el mío!
    -¡Y el mío!
    -¡Y el mío tambien! ¡Un virus! ¡Esto es un virus! ¡Wardog, menos mal que estás aquí!
    -¿Qué pasa?
    -Que se han apagado todos los ordenadores a la vez.
    -Ah, es normal. Es que les hemos puesto un sistema como el de los coches. Cuando el ordenador se está tocando los cojones, se apaga solo. Así no gasta luz.
    -Pues quítalo porque aquí tenemos mucho trabajo y no podemos esperar a que arranque el ordenador.
    -Si es por eso, tranquilo, que cuando estás trabajando no se apaga, sólo cuando detecta que estás ocioso.
    -Ah, bueno.

    MKII, que se está divirtiendo, enciende el grupo completo. Todos empiezan a iniciar sesión y se ponen a hablar de nuevo. Saco mi teléfono y los apago de nuevo.

    -¡Otra vez!
    -Claro, estáis ociosos, hay que ahorrar. Tenéis que darle al botón gordo para que arranquen de nuevo.
    -Pues estamos buenos con la tontería esta. Se lo voy a decir al jefe.
    -Vale.
    -Ah, ¿que os da igual?
    -Hombre…- comienza a decir El Máquina II
    -Sí. Nos da igual. Ve y dile que se te apaga el ordenador sólo porque detecta que estás ocioso. A ver qué te dice.

    Se gira sin contestarme y le dice al su compañero en voz baja:

    -Estos informáticos están de la puta cabeza. Se pasan el día sin hacer nada y se dedican a joder al personal. Yo los ponía de patitas en la calle.

    Elijo el usuario que dice eso y le apago el PC. Como una cierva tengo el oído.

    -¡Joder! ¡Si no me ha dado tiempo de  nada!
    -Plan de ahorro energético, hay que cuidar el planeta, macho.

    Salimos de contabilidad y MKII disfruta como una vaca. Al pasar por administración le dice un luser que su ordenador no responde. MKII elige el usuario con una mano mientras poner pose de mago y con la otra mano señala al ordenador y grita «¡POR EL PODER DE TRAVAGLIA YO TE INVOCO! ¡REINÍCIATE MALDITO!» y pulsa el botón amarillo. Acto seguido el PC se reinicia, el luser se queda con la mandíbula en el sótano y dándole codazos a su compañero, que al oír los gritos se queda ojiplático.

    Lo que faltaba. Ya éramos los «raros» y ahora… bueno, damos yuyu. Nos volvemos a nuestro despacho y dejamos los móviles a la vista, porque a cada consulta contestamos con un botonazo si nos parece oportuno. Es taaaan divertido… MKII disfruta como un enano.

    ¡Bimbambidubi! ¡Dubi!

    -Bienvenido al aquelarre de sistemas, ¿problemas técnicos o filtro de amor? ¿Qué te pongo?
    -Nervioso, Wardog. Me ponéis nervioso. Venid los dos para acá.
    -Vale. ¿Dónde es acá?
    -En la máquina de café de Administración.
    -Vale, ya estamos yendo. Yo quiero un cortao.
    -Para cafés me tenéis… venga.

    Umm… a es altura MKII hizo su show del mago. Que me da a mí que esto es una reunión inquisitorial. Le digo a MKII que nos llama Torquemada, que coja el móvil y arreando. Me mira preocupado y me pregunta quién es Torquemada.

    Al llegar a la máquina del café, tenemos a $HyperBoss y al luser asustado esperando a que lleguemos.

    -A ver, MKII, que dice aquí el señor Middleagemann que has reiniciado su ordenador con un conjuro.
    -No, si de lo que se trata es de un…- empieza a excusarse MKII.
    -De un conjuro informático, exactamente. Hemos aprendido magia negra en un descuido-. MKII me mira raro.
    -Menos tonterías.
    -Pues eso digo yo todos los días, pero  nada, que no me hacen caso, oiga.
    -A ver si nos entendemos. Decidle a este hombre que no hacéis magia, que es un poco supersticioso el hombre.
    -Pero es que hacemos magia, $HyperBoss- casi no me puedo contener la risa.
    -Venga, pues demuéstramelo…- me reta haciendo un gesto de invitación con la mano. Me quedo atónito por lo que veo cuando hace el gesto.
    -Ahora mismo, deje que me concentere-. Me encorvo con el teléfono oculto en la mano. Busco «Planta 4» en el desplegable. Ahora, a conjurar.- ¡POR EL PODER DE ZERG, DEL FSM Y DE TODOS LOS DIOSES PROHIBIDOS! ¡SOJIH SIATSE SOTNOT!- Y pulso el botón rojo.

    Toda la planta apaga sus ordenadores y empiezan a gritar de departamento en departamento que se les ha apagado el ordenador. Los contable, sin embargo, permanecen en silencio. Middleagemann se pone lívido y le da codazos disimuladamente a $HyperBoss. Éste, no sabe qué pensar.

    -Wardog, MKII, queda terminantemente prohibido hacer magia en esta oficina. ¿Me habéis entendido?
    -Ahm…¿trucos podemos?
    -No.
    -¿Filigranas esotéricas?
    -Que no.
    -¿Usar poderes mentales?
    -Y dale, ¡que no! ¡Nada de magia, trucos ni supersticiones!
    -¿Y si las cobramos  a 30€?
    -¡Menos aún, toda superstición está prohibida desde ya!
    -Ahm… entonces… ¿las recogemos nosotros?
    -¿Cómo vais a recoger suupersticiones? ¿Estáis tontos?
    -Nabsoluto, hombre. Si yo lo digo por las powerbalances esas que tiene la gente. Es un timo basado en una superstición absurda sin fundamento científico.
    -¡La powerbalance no es un timo ni una superstición!- Me dice $Hyperboss poniéndose una mano tras la espalda.
    -Que sí, que sí, que es un plástico plateado pegado a un cacho goma sin valor. Bueno, 30€
    -Pues a mí me funciona.
    -Y a mí- dice Middelagemann.
    -O sea, ¿que ustedes pueden alardear de magia y nosotros no? ¡Es injusto!
    -¡La magia está prohibida en esta oficina!
    -¡Jolín!- protesto imitando a un niño caprichoso.- Pues a mí me duele que ustedes hagan magia y yo no pueda. Y MKII también se ofende.- MKII está fijo en la PowerBalance de $Hyperboss.- Es más, cada vez que nos acercamos a una powerbalance, nos empezamos a encontrar mal. Que lo sepa. Está jugando con nuestra salud.
    -¿En serio?
    -Totalmente. A algunas personas les equilibra. A la gente racional nos afecta negativamente. Náuseas y eso.
    -Bueno, pues vosotros no hacéis magia y se prohíbe la powerbalance en horas de trabajo.
    -Vale.
    -¡Y encended todos los ordenadores a la de ya!
    -¿Uno por uno?
    -Como os de la gana.
    -¡POR EL PODER DEL ANILLO DE GREYSKULL! ¡TO’S P’ARRIBA ALL THE WAY!- grito en voz alta con los brazos alzados, y acto seguido los bajo y me acerco a $HyperBoss. Le enseño el móvil y pulso el botón verde con el dedo índice. Todos los equipos se empiezan a encender. La cara de $Hyperboss es un poema.- La magia no existe. Ni en informática, ni en pulseras.
    -La madre que os parió, no sé si estáis más tontos vosotros o el de la magia de los cojones. ¡Venga! ¡A trabajar todo el mundo!

    Sale hecho un basilisco por la puerta, no sin antes tirar algo a la papelera cabreado como una mona. Todos vuelven a sus cubiles. Me acerco al cubo: ha tirado la powerbalance. Middleagemann se la ha quitado y la mira con desconfianza. MKII y yo nos volvemos para nuestro sitio. Antes de salir de Administración echo una mirada atrás. Jane Hollyshit está agachada disimuladamente junto a la papelera. Me la quedo mirando mientras ella sujeta su mano cerrada contra el pecho y sale corriendo por el pasillo. Por un momento he visto a Gollum con tacones rojos. Visto lo visto, si venimos vestidos con túnicas negras a trabajar, podemos exigir sacrificios humanos.

    174 Comentarios esperando que les lleves la contraria. Plantar un comentario.

    No comments yet.

    RSS de los comentarios | TrackBack URL

    Leave a comment

    • No te lo vas a creer, pero hay páginas web que usan cookies. Ésta es una de ellas. Si continúas perdiendo el tiempo aquí, asumiremos que aceptas nuestros malignos ficheros de texto.
    • Vale.
    • Paso.
    • Quiero más información,