web analytics
  • Tienes más peligro que el bautizo de un gremlin.
  • Backup

  • Más Wardog

  • Social cosa

  • Etiquetas

  • Sin publicidad

    Me he cansado de poner publicidad para costear los gastos del blog. Puedo asumirlos por mí mismo. Hago esto por diversión.

    Pero si te apetece pagarme una cerveza, aquí tienes un botón:

    Gracias ;)

    Pero antes sí tenías

  • ¡Cómprame un libro!

    320 páginas de celulosa no retroiluminada vintage con lo que hay aquí y el final de "Un nuevo mundo". No necesita baterías y funciona con casi cualquier luz visible.

    Aviso: El papel puede cortar. Consideradlo una feature de ataque a lusers.

  • Buen leer

    La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel, de Romain Puértolas

    El increíble viaje del faquir que se qeudó atrapado en un armario de IKEA,d e Romain Puértolas

    El último pasajero, del maestro Manel Loureiro

    Tengo una pistola, de Enriqe Rubio

  • Zen Aplicado: Ellos NUNCA tienen mucho trabajo.

    Yo tenía un día de locos. Uno de los servidores Windows de vez en cuando decidía que se paraba sin razón aparente. Para más inri, uno de los que más caña reciben. Venga a mirar registros a ver si hay algo raro, a mirar la temperatura, si los ventiladores funcionan, si los discos están en su sitio. Escanear los discos a ver si hay errores, virus, poco espacio… y no. Todo bien.

    En esas estamos cuando suena el Trimpititer.

    ¡Trimpititrin!¡Trimpititrin!¡Trimpititrin!

    -Sistemas- digo sujetando el teléfono con el hombro mientras compruebo si hay algún servicio parado.
    -Que soy Lucky.
    -Vale, de acuerdo. No estoy para tonterías, y además, eso no tiene arreglo. – y cuelgo.

    El BOFH-Zen es efectivo casi siempre. En casos de estrés en el BOFH por causas inherentes al desempeño de su trabajo, procuraremos siempre dar un asunto con lusers por zanjado lo más pronto posible. En ocasiones, esto da que pensar al luser y puede estar así durante horas, el tiempo necesario para resolver nuestros problemas.

    ¡Trimpitirín!¡Trimpitirín!¡Trimpitirín!

    -Sistemas…
    -¡Wardog! ¡No juegues conmigo que tengo mucho trabajo!
    -Yo también, majo.
    -Pero es que lo mío no puede esperar.
    -Ni lo mío.
    -Venga, no enredes que tengo muchas cosas que hacer.
    -¿Insinúas acaso que mi trabajo es menos importante que el tuyo?.
    -¿Es que no lo es?

    A que me han cambiado a Lucky por su gemelo malvado…

    -Al menos tan importante como el tuyo.
    -¡Ya será menos, hombre!
    -Si yo no hago mi trabajo, tú no puedes hacer el tuyo. Y te lo voy a demostrar ahora mismo. Dime, ¿qué te pasa?
    -Que no puedo imprimir por la matricial para multicopias.
    -¿Ves? Yo tengo que arreglar esa impresora y si no lo hago, no puedes trabajar. Y ahora, si me disculpas, tengo mucho que hacer.

    Clic. Hala, gemelo malvado, a tomar por culo.

    Si un luser cualquiera nos desafía, simplemente hay que demostrar una vez más la superioridad jerárquica en la cadena alimenticia, no en el organigrama de la empresa. Hay que hacerles ver, con toda calma, que al final, independientemente de qué puesto ocupen en el organigrama, si se rebelan, pagarán por ello.

    Sigo mirando el puto servidor y ya no se ni lo que he comprobado ni lo que no. En fin, no parece nada de software, así que vamos a ir cambiando cachos. Primero la tarjeta de…

    ¡Trimpititrin!¡Trimpititrin!¡Trimpititrin!

    -Sisteeeeemas…
    -Wardog, de verdad, hermoso, que tengo mucho trabajo y estoy parado.
    -Pfffff… vale, voy.

    Cuando un luser es inasequible al desaliento, toca tirar del BOFH-Zen una vez más. Eso o plantarle una hostia de brazo extendido y mano abierta en lo que viene siendo la oreja para que cada vez que pite algo diga «¡NOOOO! ¡Wardog, NOOOO!». En fin, si el BOFH-Zen nos enseña algo, es que nada es importante, nada es vital. Y tenemos a Lucky sin trabajar, eso no es bueno, necesita realmente la ayuda de un BOFH y se la vamos a prestar. Totalmente.

    Si un luser supera todas las trabas que el BOFH-Zen impone, puede ser que el luser sea demasiado estúpido o demasiado valiente. En cualquier caso, es carne. Un luser NUNCA puede volverse contra un BOFH que practique y siga el BOFH-Zen.

    Cojo herramientas y me voy para el despacho de Lucky sin saber muy bien qué le puede pasar a la impresora.

    -Ya estoy aquí, Lucky. Dime, qué te pasa.
    -Que no puedo imprimir por esa impresora.
    -Déjame ver… – marca de interrumpir impresión – vale, esto ya está.
    -Gracias, hombre.
    -De nada- le digo en tono neutro y me pongo detrás de él mirando fijamente la pantalla.
    -¿Qué haces?
    -Viendo cómo trabajas.
    -Ah… ¿y te vas a quedar ahí mucho rato?
    -Hasta que termines todo el trabajo que tienes y yo pueda hacer el mío.
    -Pero…
    -Trabaja, tranquilo. Si pasa cualquier cosa yo me quedo aquí para que no pares ni un segundo.
    -Pero…
    -Naaaada, tu a lo tuyo, como si yo no estuviese.
    -Virgen santa, virgen pura… cosas más raras hace este chico…

    Si toda la fuerza que puede hacer un luser es su abundancia de trabajo, el BOFH no ha de perder la calma. En realidad, nos contrataron para que el sistema funcione el máximo tiempo posible, y si un luser está parado, una parte del sistema no está en marcha. Deberemos asegurarnos de que ese luser no está parado en ningún momento para evitar que esgrima su único argumento.

    Veinte minutos después yo seguía detrás de Lucky mirando cómo creaba y borraba una y otra vez una remesa de pagos. La misma todo el rato. Viene Pollamboca por el despacho de Lucky y desde la puerta me grita alegremente:

    -¡Wlardog!¡Que te llevlo llamlando un bluen ratlo! ¡Ven! ¡Que no me flunshiona el ordlenadolor!
    -Cuando termine con Lucky.
    -No, si yo no…- me dice Lucky.
    -¿Te quedla muncho?-Me dice Pollamboca.
    -No sé, Lucky, ¿nos queda mucho? ¿O ya has terminado de crear catorce veces la misma remesa de pagos?
    -¡Ya! ¡Ya he terminado! Muchas… Muchas gracias, Wardog.
    -De nada. Y ya sabes, cualquier problema que tengas, me lo dices y me vengo aquí hasta que se solucione. Tu trabajo es siempre más importante, dónde va a parar.

    Recogí mis herramientas y y me dirigí a la puerta, donde me esperaba Pollamboca.

    La amenaza velada es uno de los pilares del BOFH-Zen. Un luser castigado por un BOFH practicante permanece aletargado hasta que olvida el castigo, alrededor de unas diez horas. Sin embargo, hacer una referencia sutil a anteriores castigos suele surtir efecto.

    -Esh que mi ordlenador no me dejla vler el corrleo.
    -¿Y es urgente?
    -¡Puesh claro!
    -Vamos.

    Caminamos hasta su despacho. Nada más llegar coloco el cable de red en su sitio y le pido que pruebe a ver si recibe el correo. Obviamente sí que lo recibe.

    -Ya funshiona, grascias.- Esta está mala, me ha dado las gracias. En fin, ya que estamos…

    Me coloco detrás de ella mirando fijamente su pantalla.

    -¿Qué hacesh?
    -Me quedo para ver si el ordenador te da algún problema.
    -No, shi ya funshciona.
    -Por si acaso…
    -Bueno.

    La tía cierra el programa de correo sin leer ni un mensaje.

    Hacer perder el tiempo de un BOFH ocupado, es una afrenta digna del mismo castigo que reciben los lusers osados. Da igual si tenemos muchas cosas que hacer o no. Lo primero es lo primero. Hay que castigar al luser rebelde para doblegar su voluntad y el dedo rápido en llamar al departamento de sistemas. Si alguien preguntase, estamos mirando el problema del luser en cuestión atentamente.

    -Permíteme…- la aparto del ratón y vuelvo a abrir el programa del correo. – Ya está.
    -¿Para qué lo abresh de nuevo?
    -Porque se ha cerrado solo. No te ha dad tiempo de ver los mensajes.
    -Pero shi yo lo decía plorqule si no hay correo no hay intl… red y ashí no plodía trabajlar…
    -Naaaada, nada, si el programa de correo falla, yo me quedo hasta comprobar que todo vaya como la seda. Ve leyendo los mensajes. Uno a uno.
    -Pero…
    -Hasta que no los leas no me iré tranquilo y no podrás usar int… la red.
    -Mfffblg… Vaaaale…

    Se lía a pasar rápidamente por los mensajes. 57 mensajes sin leer. Le arrebato el ratón y le vuelvo a marcar los que había pasado a toda hostia como no leídos.

    -Ve despacio y léelo todo, a ver si va a faltar un cacho del final o los adjuntos no se ven.
    -¿Y esho hacce falta?
    -Totalmente.

    Me saco un café de la máquina y me apoyo contra la pared mientras Pollamboca va leyendo uno a uno los 57 mensajes , abriendo los adjuntos y comprobando los ficheros. Cuando termina, me dirijo hacia la puerta y le digo:

    -En fin, si no necesitas nada más, me voy a hacer mi trabajo.
    -No… no… nada más, graciash… graciash…

    Vuelvo a mi despacho y deshabilito la salida a internet de Pollamboca. El correo se lo dejo marchando. Al poco el log del proxy se llena de líneas diciendo que Pollamboca intentaba acceder a internet. A ver si me llama.

    Acto seguido, borro del pc de Lucky los juegos de Windows. A ver si me llama el tío porque está agobiadísimo de trabajo.

    El BOFH-Zen nos enseña a no preocuparnos de las tareas que tenga que hacer un luser, a no agoniarnos por cosas que realmente no son vitales. Pero también nos enseña a canalizar las malas artes de los lusers. Por regla general, ningún luser tiene mucho trabajo nunca. Su naturaleza se lo impide. Sin embargo, hacen ver que sí tienen muchas cosas que hacer para que no les encarguen más, y hace el trabajo que un usuario normal haría en dos horas durante toda la jornada. El resto del tiempo se dedican al ocio y la vagancia. Por tanto, el escrúpulo antes de castigar a un luser con nuestra mera presencia y obligarles a trabajar de seguido un tiempo determinado, no ha de existir.

    A ver quien es el próximo en tocarme los huevos.

    Recordad el BOFH-Zen. Ningún luser trabaja demasiado. Si el BOFH les obliga a trabajar, dejará de llamar al BOFH.

    43 Comentarios esperando que les lleves la contraria. Plantar un comentario.

    No comments yet.

    RSS de los comentarios | TrackBack URL

    Leave a comment

    • No te lo vas a creer, pero hay páginas web que usan cookies. Ésta es una de ellas. Si continúas perdiendo el tiempo aquí, asumiremos que aceptas nuestros malignos ficheros de texto.
    • Vale.
    • Paso.
    • Quiero más información,