web analytics
  • No, no pienso hacer tu trabajo.
  • Backup

  • Más Wardog

  • Social cosa

  • Etiquetas

  • Sin publicidad

    Me he cansado de poner publicidad para costear los gastos del blog. Puedo asumirlos por mí mismo. Hago esto por diversión.

    Pero si te apetece pagarme una cerveza, aquí tienes un botón:

    Gracias ;)

    Pero antes sí tenías

  • ¡Cómprame un libro!

    320 páginas de celulosa no retroiluminada vintage con lo que hay aquí y el final de "Un nuevo mundo". No necesita baterías y funciona con casi cualquier luz visible.

    Aviso: El papel puede cortar. Consideradlo una feature de ataque a lusers.

  • Buen leer

    La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel, de Romain Puértolas

    El increíble viaje del faquir que se qeudó atrapado en un armario de IKEA,d e Romain Puértolas

    El último pasajero, del maestro Manel Loureiro

    Tengo una pistola, de Enriqe Rubio

  • Siempre hay alguno que [la] caga más alto.

    El trato con lusers una tarea que requiere de habilidades que se han de adquirir con el tiempo. No es que sea algo complicado, pero hay que desarrollar el tacto. Para saber si la hostia se la das en la cara o es mejor castigarle el hígado.

    Con el tiempo, uno aprende a reconocer el tipo de luser que tiene delante- o al otro lado del teléfono- sólo con escucharle durante treinta segundos. Es tiempo mas que suficiente para saber si es imbécil hasta hacer que te preguntes cómo puede seguir vivo y con todas las extremidades completas; si es un peligroso luser-pro convencido de que saber pronunciar “password” y “dirección IP” le convierte en un experto en informática que puede permitirse poner en duda tu juicio profesional y un poquito el sentido común. Treinta segundos son más que suficientes para identificar a uno del género Tolotuerzo, identificable porque, dadas tres intrucciones simples relacionadas con alguna tarea de ofimática, por ejemplo, pueden descompensar el clima con tal brusquedad que se desate un maremoto en Valladolid. El modelo “Anarrosa” te cuenta su vida como si de ello dependiese la solución a sus tribulaciones. Cada administrador de sistemas tiene su propio faunario, o incluso su propio jardin botánico de lusers en los casos más extremos. De hecho yo cuido de de varios ficus con gafas y de media docena de acelgas con corbata.

    Pero lo curioso, y definitivamente sorprendente de esta profesión es que siempre terminas sorprendiéndote. Y pocas veces la sorpresa resulta gratificante, muchas veces, ni siquiera agradable.

    Jane Hollyshit es un caso excepcional. Un sólo ser vivo ha conseguido agrupar en un único organismo todos los caracteres de todos los lusers documentados en la Enciclopedia Wardogciana De Lusers Autóctonos, aparentemente sin desarrollar tumores y sin peligro evidente para su integridad estructural.

    La verdad es que la primera vez que le cogí el teléfono me quede sin palabras y profundamente desconcertado al no poder catalogarla en los primeros treinta segundos. Eso me produjo un desasosiego al que no estoy acostumbrado. Kilminds se había covertido en un lugar conocido, manejable y predecible en lo que a lusers se refiere. Me habia vuelto comodón. Al final tendré que darle las gracias al $Boss y todo.

    ¡Bimbanbidubi! ¡Dubi! ¡Bimbanbidubi! ¡Dubi! ¡Bimbanbidubi! ¡Dubi!

    -Sistemas… Le atiende Wardog, ¿qué llevas puesto?
    -Hola, Wardog, pues llevo un suéter amarillo y pantalones negros. Y me he puesto los zapatos amarillos para que me hagan juego con el sueter.
    -Estupendo. ¿Cuál es el problema?
    -Pues que los zapatos me aprietan un poco porque son nuevos.
    -Me refiero con tu ordenador, criatura.
    -¡Ah! Como preguntabas por la ropa pensé que podía ser importante.
    -No mucho, si no te importa parecer una abeja, por el vestuario y otras cosas
    -…
    -Señorita Hollyshit, ¿su problema?
    -…
    -¡Bzzzzzzzz!
    -¡Ah si, el problema!

    Joder, realmente entiende el idioma de las abejas. Lo que me queda por aprender.

    -Pues es que estoy con un seguro de crédito… ¿Sabes algo de eso?
    -Nada.
    -Bueno, da lo mismo, no tiene nada que ver con eso.

    Cojonudo, esto va a ser largo.

    -Bueno, el caso es que estoy haciendo seguro de crédito para una operación en la pagina de la aseguradora… Y no he podido terminarlo.
    -Pero no has dicho que no tenia nada que ver?
    -No, si no he podido terminarlo porque he tenido que salir…
    -A libar dulce, dulce néctar…- Exasperante.
    -No, al baño.

    Inmune al sarcasmo. Esto va a ser duro. Muy duro.

    -¿Y el problema ha surgido en el baño?
    -No, al volver.
    -Y me lo vas a contar ya o espero a que publiques el libro?
    -¡Chico! ¡Que prisas!
    -Mujer, que tengo trabajo, pero si quieres puedo dejar el teléfono sobre la mesa y se lo cuentas a Oxígeno, Nitrógeno, Dióxido de Carbono, Argón y sus colegas voladores.
    -¡Me encanta esa cancion!

    Jodeeeer. Click. Hala, a tomar por culo.

    ¡Bimbanbidubi! ¡Dubi! ¡Bimbanbidubi! ¡Dubi! ¡Bimbanbidubi! ¡Dubi!

    -Sistemas…
    -Se ha cortado, deberías mirar la centralita, parece que el protocolo TCP/IP está inestable hoy.
    -Así que el protocolo TCP/IP está inestable hoy…- repito mirando a El Maquina II, que se rie por lo bajo. – Lo miraré más tarde. ¿Te has decidido a contarme el problema con tu ordenador?
    -¡Hala! ¿Cómo sabes que es con el ordenador?
    -Porque si fuese con la batidora hubieses llamado a mi compañero. Venga, dispara.
    -Pues veras, tengo la fuente de alimentación estropeada… Tienes que cambiármela.

    Ping admon76. Intro.

    Respuesta desde…

    Respuesta desde…

    Respuesta desde…

    CTRL+C

    -Tu fuente de alimentación funciona perfectamente.
    -¡Pues no! ¡No funciona!- Me grita indignadísima.
    -Perdón. Pero tu ordenador esta encendido, luego la fuente funciona.
    -¿Qué tendra que ver?
    -Todo. Si no hay fuente de alimentación, no hay ordenador encendido.
    -Madre mía, qué tecnicos contratan en esta empresa. Si la fuente se rompe, el ordenador aguanta encendido con la pila del reloj. Parece mentira que no lo sepas…
    -Claro, claro… Y tú tomas vitaminas para ser así de bestia, Maya mia. En fin, dejémonos de besugadas y dime qué es lo que no puedes hacer.
    -Pues como la fuente está rota- y dale Perico al torno- no puedo imprimir.
    -Espera…
    -¿Que haces?
    -Esperando a que implosiones. Tanta burrada junta tiene que tener alguna consecuencia. Seguro.
    -¿Me lo miras?
    -Bien, dime qué impresora quieres usar.
    -La S16.
    -Esa no existe.
    -Pues yo la estoy viendo ahora mismo.
    -Perdona, quería decir que eso no es una impresora, sino un SAI. La S es de SAI
    -Pues siempre imprimo por la SAI.
    -No, imprimes por la impresora de al lado, la I174.
    -Ah, ya veo el letrero, no me habia fijado.
    -Mea culpa, deberia haber usado un rótulo luminoso en vez de un A3. Da igual. Dime, qué prograna estás usando para imprimir?
    -El WordExcel.
    -Ah, sí, muy completo. Dale a archivo, imprimir y dime qué impresora tienes seleccionada.
    -Aquí no pone nada de imprimir. Pone copiar, pegar, buscar…
    -Un poquito más a la izquierda. Por el amor de $Deity.
    -Ah, es que no se ve bien, como está la fuente offline…
    -Lo que tu quieras. Dime qué impresora tienes seleccionada.
    -I174.
    -Pues dale a imprimir, y si no te sale, llamas otra vez.
    -¡Pero la fuente…!

    Click. Conecto con la impresora y miro los trabajos enviados. Admon 76 ha enviado Doc1.doc y se ha impreso correctamente. ¡Por fin, vamos a trabajar!

    ¡Bimbanbidubi! ¡Dubi! ¡Bimbanbidubi! ¡Dubi! ¡Bimbanbidubi! ¡Dubi!

    Pues no.

    -Sistemas…
    -Que no sale.
    -Mentira cochina. Algo ha debido salir.
    -Pues no, no ha salido nada.
    -Insisto, esa impresora ha sacado… Siete hojas.
    -¡Si! ¡Pero todas en blanco!
    -Vaya, espera.

    Conecto de nuevo con la impresora y reviso los niveles de los cartuchos. Están algo más de mediados. No deberia haber problemas.

    -¿Hollyshit?
    -Dime.
    -A la impresora no le pasa nada. Mándame le documento por email para examinarlo.
    -¿Y eso como se hace?
    -Creas un nuevo mensaje, en la dirección pones sistemas2@suprakillminds.com, le das a adjuntar, buscas el documento, lo seleccionas y lo envías.
    -Vale. ¿Y eso lo puedo hacer sin fuente de alimentación?

    Jodeeeeer…

    -Sí, la pila aguantará, no te preocupes, es súper uranio enriquecido.
    -Vale, vale… Pero…

    Clic. Necesito beber algo. Bajo a la máquina de refrescos y saco una fanta de limón, maldiciendo al que dijo que el whisky en lata no tenía mercado.

    Vuelvo al despacho y ya tengo un email de Jane Hollyshit. Y con adjunto. Lo abro. Joder, ¿un MP3?

    Respondo al email pidiéndole que me mande el documento de WordExcel y no lo que le salga de los cojones. Treinta segundos después, me llama ofendidísima por el tono del email.

    -¡Es que no se que documento quieres que te mande!
    -Ni yo por qué sigues consciente. Deja, ya lo cojo yo.

    Me hago una copia del fichero en cuestión y lo abro en mi equipo. Nada, está en blanco: siete hojas en blanco.

    -Oye, este documento está en blanco.
    -No.
    -Sí.
    -Te digo yo que no. A veces las cosas no son lo que parecen- me dice con un tono de suficiencia y misterio que me produce arcadas.

    No me jodas. Pincho y arrastro con raton acordándome fugazmente de Llantitos y de hecho se revela una relación de números y conceptos, nombres de empresas y otros datos. Deduzco de todo ello que es un plan estratégico de adquisición de varias empresas. De eso y de la portada del documento que reza “Plan estratégico segundo semestre 2009”.

    -Mira, Hollyshit, lo que le pasa al documento es que  tiene el color de las letras en blanco. Para evitarnos demoras a los dos, voy a ser amable ya reenviártelo con el texto en negro para que lo puedas imprimir…
    -¡No! ¡Ni se te ocurra!- grita asustada, histérica y agobiada, todo junto.
    -Pues en rosa.
    -¡No! ¡De ningún color!
    -Pues no sé como lo vas a imprimir entonces, hija.
    -Pues en blanco, en cuanto me arregles la fuente de alimentación.

    Ya está bien.

    -Mira, ya me he cansado de tonterías. La puta fuente no tiene nada que ver con la estupidez, o tal vez si, pero independientemente de eso, la impresora no te sacará nada a menos que lo imprimas de color. De cualquier color.
    -¡Pero es que no puedo!

    El tono de su lamento me dice que realmente no puede. Algo se lo impide.

    -No puedes. Por que no puedes?
    -¿Puedo confiar en tí?
    -No te queda otra.
    -Está bien. Es que es un documento secreto, me han pedido que lo redacte con la máxima discrección y que no lo vea nadie. Ya me he arriesgado demasiado enviándote una cancion de Álex Ubago.
    -Aplastante lógica, moza. El documento es tan secreto que aunque lo imprimas, no se ve. ¡Buen trabajo!
    -Es que…- su voz es un susurro- lo que quiero es que sólo se vea al trasluz.
    -Tú eres idiota.
    -¡No! ¡Lo he visto en las peliculas! ¡Cuando la tinta se seque, solo se ve al trasluz!
    -Pues en el mundo real no se puede.
    -Si me cambiases la fuente de alimentación…
    -¿Pero para qué? ¡Si la fuente de alimentacion no tiene nada que ver con la impresora!
    -¡Como que no! Si estuviese en condiciones, imprimiría con más fuerza y el texto se vería al trasluz!

    Hay veces que uno no se hace ni la más remota idea de dónde carajo sacan esas ideas. Yo es que alucino pepinillos.

    -Oye, ¿tu tienes trato directo con la direccion?
    -Pues claro. ¿Tu que te crees?
    -Me creo que te faltan catorce tornillos, una brida y una silla de montar.
    Pero mira, vamos a hacer una cosa. Vas, les cuentas tu plan secreto y les dices de mi parte que he dicho que eres gilipollas. Porfa.

    Clic.

    Lo que me queda por ver en esta vida, la hostia.

    • No te lo vas a creer, pero hay páginas web que usan cookies. Ésta es una de ellas. Si continúas perdiendo el tiempo aquí, asumiremos que aceptas nuestros malignos ficheros de texto.
    • Vale.
    • Paso.
    • Quiero más información,