web analytics
  • ¿Tus ficheros? Pues no sé, ¿has mirado si están donde tu educación?
  • Backup

  • Más Wardog

  • Social cosa

  • Etiquetas

  • Sin publicidad

    Me he cansado de poner publicidad para costear los gastos del blog. Puedo asumirlos por mí mismo. Hago esto por diversión.

    Pero si te apetece pagarme una cerveza, aquí tienes un botón:

    Gracias ;)

    Pero antes sí tenías

  • ¡Cómprame un libro!

    320 páginas de celulosa no retroiluminada vintage con lo que hay aquí y el final de "Un nuevo mundo". No necesita baterías y funciona con casi cualquier luz visible.

    Aviso: El papel puede cortar. Consideradlo una feature de ataque a lusers.

  • Buen leer

    La niña que se tragó una nube tan grande como la torre Eiffel, de Romain Puértolas

    El increíble viaje del faquir que se qeudó atrapado en un armario de IKEA,d e Romain Puértolas

    El último pasajero, del maestro Manel Loureiro

    Tengo una pistola, de Enriqe Rubio

  • 2b || !2b BOFH

    -Wardog, te he llamado a mi despacho para hablar en privado contigo de un tema.
    -Sin problema. Pero los trabajos particulares los cobro a parte, además del desplazamiento.
    -¿Qué?
    -¿No me va a pedir que le arregle el ordenador de casa, $HyperBoss?
    -No, no… claro que no… ¿cómo has podido pensar eso?
    -Pues entonces es el portátil, que se lo ha traído.
    -No, hombre, que no es nada de eso.
    -¿La tostadora quizás?
    -¡Que no coño! ¡Que no es para que arregles nada!
    -Ah, vale. ¿Entonces?
    -Mira, me han dicho varias personas que eres un poco brusco.
    -No entiendo.
    -Sí, a ver cómo te lo digo sin que te ofendas… que te falta delicadeza en el trato.

    ¡Bimbambidubi! ¡Dubi!

    -Perdone un segundo, $Boss… Sistemas reunidos, ¿quiere hablar con Wardog con con $HyperBoss?
    -Con Wardog, con Wardog.
    -Al habla, ¿qué pasa?
    -Que mi ordenador no arranca.
    -Bien. ¿Está enchufado?
    -¡Y yo qué sé! ¡Eso lo tendrás que saber tú!
    -Yo lo dejé enchufado, lo mismo se te ha enganchado en un casco y lo has arrancado de la pared al cocear. Mira a ver.
    -Pues sí, está desenchufado. ¿Lo enchufo?
    -Hombre, tú mismo, pero primero comprueba que hay corriente. Mete los dedos en el enchufe.
    -No hablarás en serio.
    -Sí.
    -¡Pero cómo voy a meter los dedos en el enchufe!
    -Pues para hacerlo bien, quita la tapa, porque vienen muy protegidos para que los niños no se electrocuten, y luego buscas el cable azul y el negro. Porfa.
    -¡Si hombre! Bueno, qué, ¿enciendo el ordenador o no?
    -¿Pero todavía estás así? ¡Pues claro! ¡Enciéndelo!
    -Vaya informáticos, madre mía.
    -Igualmente.

    Clic. $Boss me mira muy serio.

    -¿Te imaginas que mete los dedos?
    -¡Jajajaja! ¡Vaya que sí! ¡Lo que nos hubiesemos reído! ¿Eh?

    Me mira con cara de no entender el chiste.

    -¿Reído? ¿Un trabajador se electrocuta y tú te ríes?
    -Sí. Nadie que trabaje con un ordenador debería ser tan estúpido.
    -No faltes al respeto así a la gente, hombre. ¿Ves? A eso me refería con brusco.
    -Ah. Vale. Entonces, si me llaman porque su ordenador desenchufado no funciona… he de ser amable.
    -Siempre debes ser amable, no cuesta nada porque…

    ¡Bimbambidubi! ¡Dubi!

    -Sistemas amorosos, le atiende Wardogoso. ¿Cuántos corazones quiere que me saque de la tripa? ¿O prefiere un arcoíris culero?
    -Pues preferiría que te fueses a tomar por culo con las coñitas.

    ¡Anda! ¡Pero si es Barrababás, el comercial renegado! Pobrico. Un protoproyecto de BOFH encarnado en el cuerpo y la mente de un luser encaramado en un mando medio. Oh. Éste es de los de disfrutar, de cada dos frases, cinco son amenazas.

    -¡Hombre, Barrababás! ¿Qué tal esa familia?- Miro a $HyperBoss, que sonríe aprobando mi amabilidad pese al comentario soez de Barrababás- ¿Todos bien? ¿Siguen trabajando tu madre y tu mujer en el burdel ese? ¿Y la granja de ladillas?
    -¡El día que te coja te corto la cabeza!
    -Primero tendrás que adquirir un pulgar oponible para sujetar una herramienta de corte. Dime, ¿en qué puede ayudar un futuro decapitado a un futuro eunuco?
    -¡Esto no va!
    -Ah.

    Se produce un silencio. Me miro las uñas. Joder. Qué bien insonorizado tiene el despacho el $HyperBoss. Con el jaleo que hay fuera y aquí no se oye nada. Privación sensorial, oye.

    -¿Wardog? ¿Estás ahí?
    -Sí.
    -¡Entonces por qué cojones no contestas! ¡Te voy a rebanar el pescuezo!
    -Insisto: si no tienes pulgares oponibles, te será harto complicado. Estoy esperando a que me digas qué «esto» es el que no va.
    -¡El ordenador este! ¿Qué va a ser si no?
    -Bien. Define el problema.
    -¡No me sale de los cojones!
    -Pues que te sodomice un facoquero, majo.

    Clic.

    $Boss me mira escandalizado y va a decir algo pero suena el bambiduber de nuevo.

    -Sistemas, fabricamos ilusiones.
    -¡Pero tú eres gilipollas o qué coño te pasa! ¡A mi no me cuelgues!

    $Hyperboss oye los gritos que salen del auricular y me mira sin entender. Pongo el manos libres, para evitarle esfuerzos.
    -¡Tú no sabes con quién estás hablando, informatiquillo de mierda! Define el problema, define el problema… ¡Lo arreglas y punto! ¡Mindundi! ¡Que eres un mindundi! ¡O vienes en menos de cinco segundos o te paso con el $HyperBoss, que lo tengo aquí al lado y verás como te define el problema!

    $Boss se dispone a contestar, pero le detengo con un gesto de que no tiene importancia.

    -Señor Barrababás, este departamento no negocia con terroristas. Defina su problema y le ayudaremos, pero la coacción lleva inevitablemente al enfrentamiento.
    -No me sale de los cojones definir nada. Ven aquí, que te lo explico en persona.
    -No puedo ir. Estoy reunido.
    -¿Ah si? Oigs, qué importante es el chiiiico, que está reuniiiiido… ¡Tú qué vas a estar reunido ni hostias! ¡Tú lo que estás es viendo porno en internet! ¡Eso es lo que estás haciendo!
    -Que no, Barrababás, que estoy reunido, dime qué te pasa o vete a pastar un rato, pero termina ya de jugar, macho.
    -El chico está muy ocupaaaado… oigs…- mientras se pone a despotricar, saco el móvil del bolsillo y apago su ordenador. Acto seguido bloqueo su cuenta.-¡Y esto se ha apagado y ahora no me deja entrar! ¡Qué puta mierda has hecho!
    -Bloquear un puesto de trabajo con un problema desconocida. En cuanto estemos libre en el departamento de los informatiquillos, nos pasaremos a verte.
    -¡Ven ahora mismo o le digo al $HyperBoss que te estás tocando los huevos y no me arreglas nada!

    $Hyperboss se dispone a contestar, pero le paro de nuevo. Me mira sin entender.

    -Tú mismo. Como lo tienes ahí al lado, aprovecha.
    -¡Pues claro que se lo voy a decir, mindundi, que eres un mindundi! ¡Vas a ir a la puta calle!
    -Allí nos veremos entonces, salao. Hala, con $Deity.- Cuelgo el bambiduber. $HyperBoss me mira con cara de asombro.
    -Nada, si este hombre es todo boca, en el fondo es un cacho pan. Lo que pasa es que disfraza su incompetencia con mala hostia y el que no le conoce se acobarda.
    -Lo de este hombre es inaceptable, pero de todas maneras es que le sigues el juego.
    -Es divertido. Hoy ha estado suave, otras veces consigo que le falle la voz y todo. Lo que me río no tiene nombre.
    -¿Esto es divertido?
    -Sí, para mí sí.
    -¿Barrababás has dicho que era?
    -Sí.
    -¿De qué departamento es?
    -De comercial.
    -Madre mía. Ese elemento en comercial. Ahora mismo le abro un expediente, no se puede ir por la vida.
    -Déjelo, pobrecito. Con un tirón de orejas ya valdría, hombre.
    -Ya veremos. Lo que te decía, no puedes ser tan brusco con los compañeros.
    -Usuarios.
    -Es lo mismo.
    -No. El Máquina II es mi compañero. Los demás son ganado.
    -¿Ves? ¡A eso me refiero, joder! ¡Son compañeros y no los tratas como tales!
    -A ver. El Máquina II y yo atendemos a una burrada de usuarios, en una burrada de sedes. Mantenemos los sistemas. Coordinamos al resto de administradores. Evitamos en lo posible los desastres, mantenemos software y hardware de todo tipo.
    -¿Y eso qué tiene que ver?
    -Pues que si a todo el que viene con gilipolleces le damos coba, no nos dejan trabajar. Eso es lo que pasa.
    -Pues yo creo que ser amable no cuesta nada.
    -Si no cuesta nada. Pero es que se crecen, que no paran de llamar, porque el sistema de tickets se lo pasan por el forro.
    -No será para tanto, hombre, si la mitad de vuestro trabajo la hace el ordenador sólo.
    -Ya estamos. Eso no es cierto porque…- ¡Bimbambidubi! ¡Dubi! – perdone. Sistemas, si no es de vida o muerte lo será. ¿Qué desea?
    -¡Wardog! ¡Ven corriendo!
    -Ah, hola, amable desconocido. ¿Podría decirme por favor hacia dónde debería ir corriendo?
    -¡Hacia aquí!
    -Oh, sí. Ya estoy aquí. ¿Qué ocurre?
    -No estás aquí, no te veo…
    -No, estoy aquí.
    -¡Pero tienes que venir aquí!

    Ay $Deity…

    -Señorita, dígame su nombre y su departamento, por favor. -$HyperBoss mueve la cabeza aprobando mi desesperación.
    -¡Ah! Soy Sacabó, de Contabilidad.
    -Bien, dime, qué te pasa que es tan urgente.
    -Que no se puede abrir la bandeja de la impresora.
    -Ahm. Sí, es de vida o muerte. ¿Desde cuándo no se abre?
    -Esta mañana abría bien, pero ahora no se puede.
    -Voy enseguida.

    Clic.

    -$Hyperboss, venga conmigo, que le voy a mostrar por qué no se puede ser amable cuando se trata de gilipolleces.
    -¿Cómo? ¿Quieres que te acompañe para regañar a la pobre chica?
    -No, en absoluto, sólo quiero que venga para que vea que mi trabajo requiere un poquito de «mano dura».
    -Bueno, bueno…
    -Pero quédese donde ella no le vea, no sea que se asuste.
    -Lo que tú digas.

    Vamos hasta el departamento de la señorita Sacabó, una moza que cada vez que llama por teléfono a Sistemas, su mundo se está acabando y hay que ir corriendo a salvarla. La veo peleando con la impresora. Me acerco.

    -Hola, ya estoy aquí. Veamos qué pasa.
    -Mira, mira, ¡no se abre! ¡Y tengo que cambiar el papel ahora mismo!
    -Vale, tranquila. Inténtalo de nuevo.

    Forcejea con la máquina y yo me aparto para dejar el campo visual libre a $HyperBoss. Le veo apostado en una esquina con cara de no entender nada.

    -A ver, Sacabó, retírate un poco, por favor.

    La muchacha me mira extrañada por mi amabilidad. Abro la bandeja sin problemas y la vuelvo a cerrar. Una miradita de reojo a $HyperBoss. Sacabó se queda sorprendida.

    -¡Cómo lo has hecho! ¡Si no se abre!
    -Prueba de nuevo-. La muchacha intenta de nuevo abrir la bandeja y no puede. Señalo discretamente la rodilla de la chica. $Hyperboss sigue sin entender. Joder.
    -A ver criatura. Da dos pasitos para atrás-. Sacabó se retira dos pasitos chinos.- Ahora abre la bandeja. – Me mira extrañada pero se inclina y abre la bandeja sin ningún problema.
    -¡Hala! ¿Qué era?
    -Que los objetos sólidos, al contacto con otro objeto sólido, independientemente de lo zopenco que sea, choca y su movimiento se detiene.
    -¡A mí explícamelo sin términos técnicos que si no no me entero!
    -Que si pones la rodilla contra la bandeja no se abre por mucho que tires, animal de bellota.
    -Ah…esto…
    -Hala, suerte para lo que queda de día. Y cuidado al cruzar la calle. Cruza por las rayas gordas con el muñequito verde encendido, ¿vale?
    -¡Oye que no soy tonta!
    -Ah. ¿Se lo preguntamos a la impresora?

    Me marcho mientras se lo piensa un rato. Por el pasillo $HyperBoss va pensativo. Entramos en su despacho de nuevo y se sienta. Me quedo de pie para darle a entender que no puedo perder más tiempo con chorradas.

    -En fin, ya ha visto cómo está el percal.
    -Increíble.
    -Y así todos los días. Uno detrás de otro. Desde que vine a trabajar a Suprakillminds, El Máquina II ha recuperado el color de cara porque la gente llama menos. Antes de llamar intentan verificar que lo que van a preguntar no es una gilipollez.
    -Ya. Pero podrías ser un poco sutil, hombre.
    -Yo creo que no. No se darían cuenta.
    -Pero…- Se queda con el «pero» en el aire.
    -¿Puedo volver a mi trabajo o necesita algo más?
    -Ah, espera, mira, que mi teclado escribe todo en mayúsculas menos cuando pulso las mayúsculas.
    -Veamos…- le doy la vuelta a la mesa, le cojo el dedo índice de la mano izquierda y pulso el bloqueo de mayúsculas.- ¡Asíiiiii, muy bien! ¡Pruébelo! Lo prueba.
    -Wardog, eso no es ser más sutil.
    -Pero, ¿a que la próxima vez mirará la lucecita de las mayúsculas antes de llamar?
    -Sí, claro, lo que tú digas. Haz lo que te de la gana.

    Oficialmente tengo «permiso» para ser borde.

    ¡Bimbambidubi! ¡Dubi!

    -Sistemas liberados del yugo opresor, dime, compañero.
    -¡Vienes o qué pedazo de basura!
    -¡Coño, Barrababás! ¡Cuánto tiempo! ¿Qué tal vas de lo de la amputación de la trompa?
    -¿Qué trompa ni qué pollas?
    -Hombre, pues la que traías esta mañana, que ibas de lado a lado…
    -¡Borracha lo será tu puta madre!
    -No, hombre, la confundes con la tuya, pero claro, con el trabajo que tiene la pobre, es normal.

    Salgo del despacho de $Hyperboss diciendo adiós con la mano y le dejo meneando la cabeza y con una sonrisa dibujada en la cara. Un poco luser el $HyperBoss, pero me cae bien: me deja ser BOFH. Y eso es un lujo.

    107 Comentarios esperando que les lleves la contraria. Plantar un comentario.

    No comments yet.

    RSS de los comentarios | TrackBack URL

    Leave a comment

    • No te lo vas a creer, pero hay páginas web que usan cookies. Ésta es una de ellas. Si continúas perdiendo el tiempo aquí, asumiremos que aceptas nuestros malignos ficheros de texto.
    • Vale.
    • Paso.
    • Quiero más información,